Mejor juntos: 4 combinaciones TOP de ingredientes para el cuidado de la piel


¿Sabías que algunos ingredientes de tu arsenal de belleza pueden formar equipos imparables? Imagina el retinol y la vitamina C como el dúo dinámico para combatir las arrugas, o el ácido salicílico y el azufre como los detectives que desenmascaran al acné. Estas combinaciones son las aliadas perfectas para tu piel, y estamos aquí para revelarte por qué deberías incorporarlas a tu rutina de cuidado. Prepárate para una piel más sana, luminosa y envidiable. ¿Empezamos este viaje juntas?

Mejor juntos: 4 combinaciones TOP de ingredientes para el cuidado de la piel

Para prevenir arrugas: Retinol y vitamina C

Si estás buscando prevenir las arrugas y mejorar la apariencia general de tu piel, el retinol y la vitamina C son dos ingredientes que deberías considerar usar juntos. Estos dos poderosos ingredientes pueden trabajar en equipo para mejorar la textura, reducir arrugas y manchas y aumentar la luminosidad.

Este compuesto, un derivado de la vitamina A, actúa sobre la proliferación y diferenciación celular, mejorando la textura de la piel, reduciendo las arrugas y las manchas, aumentando la luminosidad de la piel y disminuyendo la secreción sebácea y minimizando las cicatrices de acné, explica la Dra. Marina Canseco Martín. Este compuesto es capaz de influir en la transcripción de genes, reduciendo la actividad de los melanocitos y los melanosomas que causan hiperpigmentación. También aumenta el colágeno y engrosa la epidermis, disminuyendo las arrugas".

Por su parte, la vitamina C es un potente antioxidante que ayuda a proteger de los daños causados por los radicales libres y a estimular la producción de colágeno. Además, la vitamina C puede ayudar a reducir la hiperpigmentación y a mejorar su textura.

"La combinación de retinol y vitamina C es realmente poderosa. La vitamina C puede ayudar a estabilizar el retinol y aumentar su eficacia, mientras que el retinol puede ayudar a potenciar los beneficios de la vitamina C", añade la Dra. Marina Canseco Martín.

Si decides usar retinol y vitamina C juntos, asegúrate de seguir las instrucciones del producto cuidadosamente. Es posible que debas espaciar las aplicaciones o usar concentraciones más bajas al principio para evitar la irritación. Además, recuerda usar un protector solar todos los días, ya que este tratamiento puede hacer que tu piel sea más sensible al sol.

Para pieles sensibles con signos de envejecimiento: Retinol y niacinamida

Si eres sensible y buscas combatir los signos del envejecimiento, el retinol y la niacinamida pueden ser tus aliados perfectos. Estos dos ingredientes trabajan juntos para mejorar la textura de la piel, reducir las arrugas y las manchas y aumentar la luminosidad, todo ello sin irritar la piel.

"La niacinamida es una forma de vitamina B3 que ayuda a calmar la piel y a reducir la inflamación", explica la Dra. Marina Canseco Martín. "Además, la niacinamida puede ayudar a mejorar la barrera protectora de la piel, lo que puede ayudar a reducir la pérdida de agua y a mantener la piel hidratada".

Este derivado de la vitamina A actúa sobre la proliferación y diferenciación celular, mejorando la textura de la piel, reduciendo las arrugas y las manchas, aumentando la luminosidad de la piel y disminuyendo la secreción sebácea y minimizando las cicatrices de acné. Este compuesto es capaz de influir en la transcripción de genes, reduciendo la actividad de los melanocitos y los melanosomas que causan hiperpigmentación. También aumenta el colágeno y engrosa la epidermis, disminuyendo las arrugas", añade la Dra. Marina Canseco Martín.

La combinación de este activo con niacinamida es especialmente beneficiosa para aquellos con sensibilidad, ya que la niacinamida puede ayudar a reducir la irritación que a veces provoca. Además, la niacinamida puede ayudar a estabilizar este activo y aumentar su eficacia.

Para usar este activo y niacinamida juntos, se recomienda empezar con concentraciones bajas y espaciar las aplicaciones. Por ejemplo, puedes usar retinol cada dos noches y niacinamida cada noche. Es igualmente crucial aplicar protector solar a diario, dado que el retinol puede incrementar la sensibilidad al sol.

Algunos ejemplos de productos que contienen retinol y niacinamida son la crema de noche con retinol y niacinamida de La Roche-Posay y el suero de vitamina C y niacinamida de The Ordinary. Estos productos pueden integrarse sin problemas en tu rutina de cuidado, aplicando el suero después de limpiar y tonificar, y antes de la crema hidratante.

Para tratar el acné: Ácido salicílico y azufre

El salicílico y el azufre son dos componentes esenciales para combatir el acné. El salicílico es un beta-hidroxiácido (BHA) que penetra en los poros para exfoliar la piel y eliminar el exceso de sebo y las células muertas de la piel. Por otro lado, el azufre es un mineral natural que ayuda a matar las bacterias que causan el acné y a reducir la inflamación. Cuando se combinan, estos dos ingredientes trabajan juntos para desobstruir los poros, reducir la producción de sebo y eliminar las bacterias que causan el acné.

El ácido salicílico es un exfoliante químico que disuelve el sebo y las células muertas de la piel que obstruyen los poros. También tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la inflamación y el enrojecimiento asociados con el acné. El azufre, por su parte, es un mineral natural que tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Ayuda a matar las bacterias que causan el acné y a reducir la inflamación y el enrojecimiento. Además, el azufre ayuda a secar los granos y a reducir su tamaño.

Para usar ácido salicílico y azufre juntos, puedes buscar productos que contengan ambos ingredientes, como limpiadores, tónicos o cremas hidratantes. También puedes usar productos separados que contengan cada ingrediente y aplicarlos en diferentes momentos del día. Por ejemplo, puedes usar un limpiador con salicílico por la mañana y una crema hidratante con azufre por la noche. Es importante seguir las instrucciones del producto y no exceder la cantidad recomendada, ya que su uso excesivo puede resecar la piel y causar irritación.

Además de combatir el acné, usar ácido salicílico y azufre juntos puede tener otros beneficios para la piel. El salicílico puede ayudar a mejorar la textura y el tono de la piel, reducir las manchas oscuras y las cicatrices del acné y aumentar la luminosidad de la piel. El azufre, por su parte, puede ayudar a reducir la producción de sebo y a prevenir la formación de nuevos granos. También puede ayudar a calmar la piel y a reducir la irritación y el enrojecimiento.

Para pieles grasas con acné: Ácido salicílico y ácido glicólico

Si tienes la piel grasa y sufres de acné, ¡no te preocupes! Salicílico y glicólico pueden ser tus mejores aliados en la lucha contra los granos y el brillo excesivo. Estos dos ácidos trabajan juntos para desobstruir los poros, reducir la producción de sebo y eliminar las bacterias que causan el acné.

El salicílico es un beta-hidroxiácido (BHA) que penetra en los poros para exfoliar la piel y eliminar el exceso de sebo y las células muertas de la piel. También tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la inflamación y el enrojecimiento asociados con el acné. El ácido glicólico, por su parte, es un alfa-hidroxiácido (AHA) que ayuda a exfoliar la superficie de la piel y a reducir la apariencia de cicatrices y manchas.

Cuando se combinan, el ácido salicílico y el ácido glicólico trabajan juntos para desobstruir los poros, reducir la producción de sebo y eliminar las bacterias que causan el acné. También ayudan a mejorar la textura y el tono de la piel, reducir las manchas oscuras y las cicatrices del acné y aumentar la luminosidad de la piel.

Para usar ácido salicílico y ácido glicólico juntos, puedes buscar productos que contengan ambos ingredientes, como limpiadores, tónicos o cremas hidratantes. También puedes usar productos separados que contengan cada ingrediente y aplicarlos en diferentes momentos del día. Por ejemplo, puedes usar un limpiador con ácido salicílico por la mañana y un tónico con ácido glicólico por la noche. Es importante seguir las instrucciones del producto y no exceder la cantidad recomendada, ya que el uso excesivo de ácidos puede resecar la piel y causar irritación.

Si estás pensando en probar el ácido salicílico y el ácido glicólico, ¡estás en el camino correcto! Estos dos ingredientes pueden hacer maravillas para la piel grasa y acnéica. Pero recuerda, cada piel es única, así que lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Si tienes dudas o preocupaciones, siempre puedes consultar a un dermatólogo.

Escrito por: Valentina Santos

Hola, soy Valentina Santos y mi profesión es dermatóloga 👩‍⚕️. Desde 2013 he trabajado en clínicas de dermatología, y tengo formación en el cuidado de la piel. Me interesa especialmente escribir sobre el cuidado de la piel desde un punto de vista sano y equilibrado.